lunes, 22 de julio de 2013

ECOS DE LA BATALLA DE TENERIAS DE MONTERREY DE 1846


 
 
 
Este articulo publicado por GUSTAVO MENDOZA EN MILENIO DE MONTERREY EN EL AÑO 2008, EN MONTERREY NUEVO LEON, VEA LA PARTICIPACION DE LOS PERIODISTAS EN LA BATALLA DE MONTERREY DE 1846,
 
Pablo Ramos


 
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
 





por: Gustavo Mendoza
 
Hallazgo de restos humanos

Ecos de la Batalla de Tenerías

Restos óseos de soldados encontrados en zonas de construcción reviven historia olvidada de Nuevo León.





Vie, 11/07/2008 - 19:17



Asalto al Forín de las Tenerias


El día amaneció gris, con una ligera lluvia que no había cesado desde la tarde de ayer. De todos lados se escuchan disparos, dicen que en cualquier momento nos van a atacar. La lluvia no nos dejó terminar a tiempo el fortín, somos muy pocos hombres y se dice que de su bando vienen muchos.

La batalla ocurrida el 21 de septiembre de 1846 entre norteamericanos y mexicanos ha sido uno de los pasajes olvidados por los historiadores locales. Son pocos quienes, en un intento por devolver la dignidad y el honor a los mil 500 civiles regiomontanos que fueron enlistados en el ejército mexicano para combatir la avanzada norteamericana.

El punto inicial de la confrontación se dio entre las actuales calles de Héroes del 47 –un error, dado que la batalla fue en 1846- y Washington, periodo que se conoce como El asalto al Fortín de las Tenerías.

Aunque siempre se había mencionado que la batalla inicial se había dado en este punto, no se había podido obtener evidencia física que corroborara las reseñas escritas por soldados norteamericanos y mexicanos que participaron en la batalla.


Algunos descubrimientos aislados parecían dar ciertas pistas sobre la veracidad bélica ocurrida en ese sitio.

Fue en 1996 cuando se dio el primer descubrimiento: las osamentas de dos soldados, presumiblemente norteamericanos, los cuales se pudieron identificar por dos monedas de plata que se encontraron junto a los restos.

Después vendría otro hallazgo, ocurrido en el 2006 cuando también se exhumó la osamenta de un soldado en la esquina de Julián Villarreal y Washington, una cuadra al poniente de Héroes del 47.

Pero fue cuestión de días, exactamente el pasado 24 de abril, cuando una máquina excavadora dejó al descubierto los restos óseos de, al parecer, dos cuerpos, los cuales aún conservaban restos de madera y algunos clavos. Además, en el sitio se encontró restos de una estructura de sillar que bien podría pertenecer al muro del Fortín de las Tenerías.

Estos descubrimientos nos vienen a corroborar la hipótesis que habíamos manejado, de que este era el sitio de la batalla… igual y nos pudimos haber equivocado, pero estos hallazgos confirman que aquí se realizó esta batalla”, relató el historiador Pablo Ramos Benítez, historiador de la batalla de Monterrey en 1846.

Los sueños son muchos, las esperanzas, mayores. A decir del otro historiador, Ahmed Valtier, la zona donde se realizaron los descubrimientos es considerada como “terrenos sagrados”, por la cantidad de vidas que ahí perecieron, defendiendo diferentes ideales.



Aunque por el momento sólo se han encontrado restos óseos, las posibilidades se vuelven infinitas.

Pensamos que se pueden encontrar todos los restos de batalla: municiones, balas de cañón, mucho material valioso. Esta es una ventana a la historia”, señaló Valtier.

Por el momento, la zona donde se exhumaron los cuerpos volvió a ser cubierta por amplias capas de tierra, pues por el momento no hay un proyecto específico de rescate arqueológico para esta zona.

Hasta el momento, solamente el centro INAH Nuevo León ha mostrado interés de investigar el predio. Hace unas semanas, pidieron el apoyo de especialistas de la Universidad de Palo Alto, en Texas, quienes ofrecerían un georradar para estudiar a profundidad el terreno.

Acerca de esta batalla, el maestro Pablo Ramos Benítez ofreció a los lectores de MILENIO Diario de Monterrey la primera acta de defunción que involucre a un civil regiomontano caído en la batalla de 1846 que se tenga registro.

Aquellos tres combatientes asesinados fueron: Nicolás Campos e Hilario Hernández, ambos caídos en batalla el 21 de septiembre; mientras que Jesús González falleció el 23 de septiembre de 1846, según constan los documentos.

Son las primeras tres actas de defunción que he conseguido de aquellos regiomontanos que cayeron en la batalla con los norteamericanos. Tengo el registro de 63 civiles que defendieron la ciudad”, expresó Pablo Ramos Benítez.

Hasta el momento, los mil 1500 civiles regiomontanos que defendieron a la ciudad, aquella mañana nublada del 21 de septiembre de 1846, siguen esperando su reconocimiento que los inmortalice como lo que son: unos patriotas.

Marco histórico

Donde la sangre fluyó en torrentes y el campo de batalla quedó invadido de muerte
Santa Anna.

El 11 de Mayo de 1846, el Congreso estadounidense pasó un documento, declarando que “Por el acta de la República de México, existía un estado de guerra entre este gobierno y los Estados Unidos”.

Con un presupuesto de 10 millones de dólares y la autorización para aceptar 50 mil voluntarios, comenzó la guerra Mexicana.

Dirigidos por Zachary Taylor, 2,300 tropas norteamericanas atravesaron el Río Bravo, tras una serie de dificultades para obtener transporte. Luego de ocupar la ciudad de Matamoros y Camargo, el general Taylor se desplazó al sur y situó la ciudad de Monterrey.



La ardua batalla de Monterrey, culminó en cuantiosas pérdidas humanas para ambos bandos. La artillería ligera estadounidense resultó ineficiente para derribar las fortificaciones de piedra de la ciudad.

Las fuerzas mexicanas, bajo el comando del general Pedro de Ampudia, que comenzó su carrera en el ejército español, se vio acorralado tanto por la división estadounidense de infantería como por la ocupación de 6 compañías de los Texas Rangers (quienes se apoderaron de 4 colinas al oeste).



Ampudia, quien tras desobedecer la orden de Santa Anna de abandonar Monterrey y refugiarse en Saltillo, fue degradado a dirigir un pequeño batallón de artillería. El 22 de Febrero de 1847, Santa Anna, marchó rumbo al norte con 20,000 hombres para combatir a Taylor.

Tras una larga jornada de enfrentamientos, finalmente Taylor vence a Santa Anna, quien se retira y deja en completo control del general estadounidense, el norte de México.

Se estima que un total de 78,718 soldados murieron durante la Guerra Mexicana (1846-1848), por el lado americano perecieron 120 personas, otras 367 fueron heridas y 43 más desaparecieron, mientras que por el lado mexicano se registraon 367 muertos.

La popularidad de Ampudia a pesar de su polémica retirada de Monterrey, permanece ya que se le conoce como “el único hombre capaz de derrotar a Taylor”.

En 1868, muere posiblemente a causa de complicaciones por las heridas de los tiempos de guerra, su cuerpo fue enterrado en el panteón de San Fernando.


ESTE SEPTIEMBRE DEL 2013, VISITEN MONTERREY TIERRA DE HISTORIA Y TRADICION. Y ADEMAS SE EXIBIRA LA MAQUETA DE L FORTIN DE LAS TENERIAS DE LA BATALLA DE MONTERREY DE 1846. DEL ARQUITECTO ARNULFO CADENA.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU OPINION ES MUY VALIOSA . DIME QUE TE GUSTARIA QUE SE AGREGARA A ESTA PAGINA. o ponte en contacto a https://twitter.com/prbgine