lunes, 25 de mayo de 2015

EL EXODO DE MATAMOROS A LINARES MAYO DE 1846


 
 
 


 
 
Por. Pablo Ramos
 
 
Cuando terminaron las Batalla de Palo Alto
 
 

 
 
y Resaca de la Palma el 8 y 9 de Mayo de 1846, los restos del ejercito mexicano del Norte que habían peleado con los hombres del General Zachary Taylor
 
 
 
 
 ahora estaban cansados y al saber que los norteamericanos habían cruzado la Frontera y se dirigían a Matamoros, ahí los 1850 soldados mexicanos con la moral por los suelos emprenderían un éxodo de Matamoros a Linares Nuevo León, con grandes dificultades eran perseguidos por los Ranger de Texas  quienes con un Mapa que encontraron en la tienda del General Mariano Arista sabían los caminos que conducían a Monterrey,
 
 
 en el camino hacia Linares se encontraron con grandes dificultades, con falta de víveres y agua, muchos morirían en el camino, junto con el ejercito mexicano iban desertores irlandeses que eran lidereados por el sargento John Reily que originario de Irlanda había viajado a Canada y de ahí en EU donde se enrolo con el Ejercito Regular donde era artillero, cuando pasaban por los diversos poblados pedían ayuda pero estaba tan estéril
 
 

 
 
las tierras que no podían con su hambre y con la intensa sed ya que en Mayo hacia un terrible e intenso calor, varios de los afligidos soldados que morían eran enterrados en el camino así como las armas para evitar que cayeran en manos enemigas, hasta que fueron auxiliados por la misma naturaleza que  origino una intensa lluvia aliviando la sed pero dificultando su camino, cuando se acercaron a General Terán y Linares fueron auxiliados por los humildes ciudadanos de Montemorelos , Teran y Linares aliviando las penas y dificultades físicas y morales,
 
 
 
ahí muere el General García y varios de los soldados mexicanos, al  finales de Mayo es destituido el General Arista del Mando del ejercito del Norte y sustituido por el General Francisco Mejia quien aun enfermo toma el mando y reanima a l alicaído ejercito de maltrechos hombres, enviándolos a Cadereyta y de ahí a Monterrey donde inician las fortificaciones para defender a Monterrey del inminente ataque de los Norteamericanos.
 
 
 
 
Conocer y rescatar del olvido histórico esta Batalla es importante para las generaciones actuales y futuras.
 

 
 
 
VISITA MONTERREY TIERRA DE HISTORIA Y TRADICION.