lunes, 4 de julio de 2016

CELEBRAN EL 4 DE JULIO EN MONTERREY HACE 169 AÑOS .1847-2016. LA BATALLA DE MONTERREY DE 1846.





CELEBRACION DEL 4 DE JULIO EN MONTERREY 1847.

Por: Pablo Ramos

Como el ejercito de ocupación norteamericano estaba en Monterrey desde Septiembre de 1846, se encontró en medio de la celebración del 4 de Julio de 1847 fuera de su país, así que un grupo de oficiales y soldados, voluntarios salieron de Monterrey hacia el campamento militar americano localizado en el bosque de Santo Domingo en San Nicolás de los Garza Nuevo León, ahí en sendos discursos se conmemoro un aniversario mas de la Independencia de los Estados Unidos de 1776.en su 71 aniversario, este emotivo discurso estuvo acompañados de insinuaciones de la candidatura a la presidencia de los EU del General Comandante del Ejercito Americano en Nuevo León Zacary Taylor,que seria a la postre Presidente Numero 12 de los EU por sus méritos en las Batallas de Palo Alto,Resaca de Guerrero, Monterrey y la Angostura o Buenavista, al terminar los discursos se dirigieron de nuevo a Monterrey y en la casa del General Arista en el Obispado se continuo la celebración de este primer 4 de Julio fuera de los EU. a continuación un pequeño fragmento de este discurso del General Cushing del regimiento de Massachusetts en el Bosque de Santo Domingo o Walnut Spring en San Nicolas de los Garza.



.Cuatro de Julio en Monterrey NL México, 1847 . La celebración ha terminado, y sin ningún tipo de accidente, una cosa rara para un Cuatro de Julio, y todo se fue gratamente y agradablemente a todos los interesados. La mañana del día 5 estaba nublado y presagiaba lluvia, pero el sol brillante pronto disipó la niebla espesa que se adhería al lado de la montaña, y antes de mediodía, los cielos eran tan claros y brillantes como la sonrisa de una mujer preciosa. Temprano por la mañana la bandera americana fue representada de la parte privada del gobernador y la bandera española de la residencia del cónsul español casi enfrente. Las empresas en vivo de los voluntarios de Massachusetts estaban reunidos, todos menos el guardia, con los colores del regimiento de ellos presentados por el gobernador de su Estado, y un poco después de las 9 en punto forman y marcharon hacia el campamento de Taylor. Una bandera estadounidense a cargo de un ciudadano se llevó a cerca de los colores de regimiento. Coronel Wright y los miembros del personal del regimiento, y otros, precedidos del regimiento, y en el camino recibió el saludo de marcha. En Camp Taylor todo estaba listo; bajo la marquesina extendida delante de la tienda del general Taylor fueron los valientes viejo héroe y los miembros de su personal y de los funcionarios adscritos a las fuerzas estacionadas en el campamento. A la derecha de los toldos de los soldados de mayor artillería ligera de Bragg, fueron elaboradas en la fila, a la izquierda, los dragones 2d, y en frente del regimiento de Massachusetts. Tan pronto como este último se había formado en la línea, el general Cushing hizo su aparición, y el general Taylor y sus oficiales se levantaron todos. El general Cushing procedió a dirigirse a él de la siguiente manera: "Las generalizaciones oficiales veteranos y soldados las que tiene tantas veces conducido a la victoria y para los que todavía tame- descansados ​​en el campo, que ardientemente para el día en que su voz deberá pujar ellos también pisar triunfalmente en la misma vía noble de honor y de aranceles y otros sus conciudadanos presentes, que, sin ser llamados a luchar las batallas de su país, no son los menos animados con el mismo amor devoto hacia ella la que nos sentimiento han deseado en este aniversario de nuestra existencia separada como pueblo soberano, para presentar sus saludos respetuosos a usted, como



representante oficial aquí del poder y la autoridad de los Estados Unidos. "Venimos a regocijarnos con ustedes en este día de recuerdos de gloria; en la prosperidad y la grandeza de nuestro país, y para volver a encender en nuestros corazones el fuego sagrado del patriotismo recordando juntos las virtudes y los sacrificios de nuestros antepasados ​​sabios y valientes que nos han transmitido la espléndida herencia de la tierra santificada por la sangre , de las instituciones que fundaron, de sus propios nombres inmortales. "Es, de hecho, un día que nunca olvidado por un americano; para ya sea en el hogar de nuestros afectos e intereses, rodeado de todo lo que es querido para el corazón humano, o en la amplia extensión del océano sin fondo, o vagando por un terreno muy distante, en este aniversario, donde quiera que estemos, nuestra pensamientos se convierten espontáneamente en el mismo punto, tan cierto como la brújula al polo, con tanto fervor como el Muslem a su santa Meca. "Y así es para nosotros que es así, ya que no hay calor de la gratitud es lo suficientemente intensa como para ser proporcional a la deuda de gratitud que debemos a nuestros padres patriotas, ningún lenguaje de la elocuencia es lo suficientemente potente como para expresar adecuadamente las emociones de orgullo el que la carrera de nuestro país awakens- ningún homenaje del alma es lo suficientemente profunda rendir adoración debido a la amable Providencia que ha seguido para guiar y para protegerse los destinos de la Unión. Mientras tanto seamos justos a la memoria de nuestros padres, y sólo para nosotros mismos, en la medida de la relación que hoy te honramos este día. "Los hombres que han pero superficialmente estudiado la historia de los Estados Unidos están acostumbrados a hablar de este día como el aniversario de nuestra emancipación de la esclavitud, y las ideas vagas de que más vago de todas las cosas, se llama libertad están unidos al mismo nombre de nuestro nacional independencia.



Pero el pueblo de los Estados Unidos nunca estuvieron en un estado de servidumbre. La guerra de la revolución no era una guerra por la libertad. Por el contrario, no era más que una lucha en armas para determinar si los dos grandes subdivisiones de la carrera británica, uno que habitan en Europa, y el otro que habita en América, y ambos igualmente libres, debe seguir constituyendo un solo imperio, o si deben ser reconstituido por separado en dos imperios independientes. El dios de las batallas decidió que nosotros, las colonias americanas, estábamos tan competente para la auto-gobierno independiente como la metrópoli; e Inglaterra con ese buen sentido práctico que le distingue de otras naciones, virilmente se allanó en la decisión que se dividió en pedazos su poder, y nos dio el dominio por separado en Estados Unidos. "Y la misteriosa orden de la Providencia parece haber predestinado la American superar la subdivisión europea del imperio original, para, de esa raza británica magnánima, negrita de corazón y fuerte mano, el cual, dondequiera que aparece, aparece sino mando, la parte más numerosa será dentro de poco se encuentra en América; y las Islas Británicas ya han alcanzado ese término fatal en la historia de las naciones, cuando su tierra natal ya no puede alimentar a sus hijos; mientras que el pueblo de los Estados Unidos todavía se están expandiendo con una rapidez y la fuerza de la posesión que desafía cálculo, durante los ricos suelos vírgenes del Nuevo Mundo. "Esta reflexión adquiere nueva fuerza de las circunstancias bajo las cuales el día de hoy una reunión ejército estadounidense conquista, aquí, en el corazón de la República Mexicana, a la vista de los reductos y alturas de Monterey capturados, en medio de los árboles venerables, y por el lado de estas aguas vivas de la madera de San Domingo, que, ocupado por usted, general, y sus tropas victoriosas, ha adquirido un lugar en la historia tan duradero como la poesía nunca dio a la fuente de Vaucluse, o elocuencia a la arboleda de Academus . "Sí, millones de hombres se han reunido hoy en día dentro de los amplios límites de los Estados Unidos, para hacerle honor a las tradiciones de la Revolución, para reflexionar sobre la belleza excelente de la Constitución Federal, felicitar unos a los otros con la condición feliz de nuestra país, y de mirar hacia adelante con el ojo inquisitivo en el futuro sublime de la República Americana. Ellos llamarán a la mente los nombres de los campos afectados de que la primera guerra de independencia, que reivindicó nuestros derechos nacionales de los sin tierra de la segunda guerra de independencia que reivindicó nuestros derechos nacionales sobre el mar, y de los héroes que ilustran cada uno, pero mientras Bunker Hill, y Saratoga y Yorktown, y Nueva Orleans no serán olvidados. Palo Alto, Resaca de la Palma, Monterrey, Buena Vista, Veracruz y Cerro Gordo lo hará aún más.


Fourth of July at Monterey NL Mexico, 1847
.

The celebration is over, and without any accident, a rare thing for a Fourth of July, and everything went off pleasantly and agreeably to all concerned. The morning of the 5th was cloudy and portended rain, but the bright sun soon dispelled the heavy mist that clung to the mountain’s side, and ere noon the heavens were as clear and bright as a lovely woman’s smile. Early in the forenoon the American ensign was displayed from the Governor’s quarters and the Spanish flag from the residence of the Spanish consul nearly opposite. The live companies of Massachusetts volunteers were assembled, all but the guard, with the colors of the regiment presented them by the Governor of their State, and a little after 9 o’clock they formed and marched out towards Camp Taylor. An American flag borne by a citizen was carried near the regimental colors. Col. Wright and the members of the regimental staff, and others, preceded the regiment, and on the road received the marching salute. At Camp Taylor all was ready; under the wide-spread awning in front of Gen. Taylor’s tent were the brave old hero and the members of his staff and the officers attached to the forces stationed at camp. On the right of the awning the soldiers of Maj. Bragg’s Light Artillery were drawn up in line, on the left the 2d Dragoons, and in front the Massachusetts regiment. As soon as the latter had formed into line, Gen. Cushing made his appearance, and Gen. Taylor and his officers all rose. Gen. Cushing then proceeded to address him as follows: “General- The veteran officers and soldiers whom you have so many times led on to victory and to tame- those yet untired in the field, who ardently long for the day when your voice shall bid them also tread triumphantly in the same noble path of honor and of duty- and others your fellow citizens present, who, though not called to fight the battles of their country, are not the less animated with the same devoted love towards her which we feel- have desired on this anniversary of our separate existence as a sovereign people, to present their respectful salutations to you, as the official representative here of the power and authority of the United States. “We come to rejoice with you on this day of glorious memories; in the prosperity and greatness of our country, and to rekindle in our hearts the sacred fire of patriotism by remembering together the virtues and the sacrifices of our wise and brave forefathers, who have transmitted to us the splendid heritage of the land hallowed by their blood, of the institutions they founded, of their own immortal names. “It is, indeed, a day never forgotten by an American; for whether in the home of our affections and interests, surrounded by all that is dearest to the human heart, or on the broad expanse of the fathomless ocean, or wandering over some far distant land, on this anniversary, wherever we may be, our thoughts are turned spontaneously to the same point, as truly as the needle to the pole, as devoutly as the Muslem to his holy Mecca. “And well it is for us that it is so, since no warmth of gratitude is intense enough to be commensurate with the debt of thankfulness we owe to our patriot sires,



no language of eloquence is powerful enough to express adequately the emotions of pride which our country’s career awakens- no homage of the soul is profound enough render due adoration to that gracious Providence which has continued to guide and to guard the destinies of the Union. Meanwhile let us be just to the memory of our fathers, and just to ourselves in the measure of regard which we bestow on this day. “Men who have but superficially studied the history of the United States are accustomed to speak of this day as the anniversary of our emancipation from bondage, and vague ideas of that vaguest of all things, called liberty are attached to the very name of our national independence. But the people of the United States were never in a state of bondage. The war of the revolution was not a war for liberty. On the contrary, it was but a struggle in arms to determine whether the two great subdivisions of the British race, one inhabiting Europe, and the other inhabiting America, and both equally free, should continue to constitute a single empire, or whether they should be reconstituted separately into two independent empires. The God of Battles decided that we, the American Colonies, were as competent for independent self-government as the mother country; and England with that practical good sense which distinguished her from other nations, manfully acquiesced in the decision which split her power asunder, and gave to us separate dominion in America. “And the mysterious order of Providence seems to have predestined the American to surpass the European subdivision of the original empire, for, of that high-minded, bold-hearted and strong-handed British race, which, wheresoever it appears, appears but to command, the more numerous part will ere long be found in America; and the British Isles have already reached that fatal term in the history of nations when their native land can no longer feed its sons; while the people of the United States are still expanding with a rapidity and strength of possession which defies calculation, over the rich virgin soils of the New World. “This reflection acquires new force from the circumstances under which we this day meet- a conquering American army, here, in the heart of the Mexican Republic, in sight of the captured redoubts and heights of Monterey, amid the venerable trees, and by the side of these living waters of the wood of San Domingo, which, occupied by you, general, and your victorious troops, has acquired a place in history as enduring as poetry ever gave to the fountain of Vaucluse, or eloquence to the grove of Academus. “Yes, millions of men will have assembled today within the broad limits of the United States, to do honor to the traditions of the Revolution,

to ponder on the excellent beauty of the Federal Constitution, to congratulate one another on the happy condition of our country, and to look forward with inquisitive eye into the sublime future of the American Republic. They will call to mind the names of the stricken fields of that first war of independence, which vindicated our national rights on the land- of that second war of independence which vindicated our national rights on the sea, and of the heroes who illustrated each but while Bunker Hill, and Saratoga, and Yorktown, and New Orleans will not be forgotten.




Palo Alto, Resaca de la Palma, Monterey, Buena Vista, VeraCruz, and Cerro Gordo will yet more.




VISITA MONTERREY TIERRA DE HISTORIA Y TRADICION. POR EL MUSEO DE LA BATALLA DE MONTERREY Y LA HEROICA CIUDAD DE MONTERREY.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU OPINION ES MUY VALIOSA . DIME QUE TE GUSTARIA QUE SE AGREGARA A ESTA PAGINA. o ponte en contacto a https://twitter.com/prbgine