sábado, 16 de agosto de 2008

DONDE HUBO FUEGO VESTIGIOS QUEDAN DE LA BATALLA DE MONTERREY 1846-2008

VERSION del INAH NACIONAL donde dio a conocer la noticia de vestigios de los antiguos combatientes de la Batalla de Monterrey de 1846. INAH MEXICO :http://dti.inah.gob.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=1059&Itemid=57 viernes, 18 de julio de 2008 DONDE HUBO FUEGO, VESTIGIOS QUEDAN En los lugares donde se verificaron enfrentamientos bélicos como fuertes o fortines, ocupados actualmente por construcciones modernas, aún se respira la violencia que despidieron las armas percutidas, el enfrentamiento cuerpo a cuerpo y los cañonazos atajados por los grandes muros del edificio, resquebrajados por la batalla.Muchos de los restos humanos y materiales quedaron atrapados en el subsuelo de estos predios, lo que ha permitido a investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), rescatarlos y, al mismo tiempo, obtener importante información que enriquece los datos históricos que hasta la fecha imperan; vida cotidiana, tecnología de la época, origen y edad de las personas, son algunos aspectos estudiados hasta el momento.Actualmente, la arqueóloga Araceli Rivera Estrada, realiza trabajos en el terreno que, siglos atrás, ocupara el Fortín de la Tenería, escenario épico de la Batalla de Monterrey, uno de los tantos enfrentamientos que registró la Intervención Estadounidense (IE), en territorio mexicano. El interés por estudiar los vestigios de los campos de batalla surge a partir de un reporte hecho en 1996 por parte de ciudadanos del estado de Nuevo León, quienes identificaron restos óseos humanos.Según palabras de Rivera Estrada, hace poco más de diez años atendieron la denuncia, por lo que, hasta el día de hoy, se han hecho tres rescates en el área que va de la calle Washington, entre Héroes del 47 y Julián Villarreal, en el Centro Histórico de Monterrey, donde el gobierno del estado realiza obras de equipamiento e infraestructura, a partir de las cuales se identificó que la tercia de rescates pertenecen a entierros humanos.“Nuestro interés se da a partir de la necesidad que tenemos para obtener más pruebas y definir lo que sucedió realmente en las batallas, en este caso la Intervención Norteamericana en nuestro territorio, ya que algunos aspectos que hemos interpretado de los rescates, se contraponen con la información registrada en documentos históricos”, agregó la especialista.En uno de los tres entierros se encontraron diversos objetos de metal, clavos de entre 1 y 8 centímetros de longitud, dos botones —uno de metal y otro de madera— y dos monedas que, después de someterlas a tratamiento, se confirmó que están hechas de plata, con valor de medio dólar, y fechadas en 1824 y 1846, respectivamente. Algunas hipótesis de los investigadores apuntan a que este fechamiento corresponde tanto al nacimiento como a la muerte del individuo.“Los documentos aportan información sobre los soldados norteamericanos, quienes mantenían un rango de edad entre 21 y 25 años; las fechas en las monedas tienen 22 años de diferencia y creemos que ese lapso de tiempo está ligado con la edad del difunto; también suponemos que fueron depositadas intencionalmente, como parte de su historia personal.”Se trataba de un entierro primario indirecto, ya que se encontró parte de lo que, se cree, fue la cabecera de un ataúd de madera, donde fue colocado el cuerpo; además, sustentan esta hipótesis, una serie de clavos distribuidos a lo largo del hallazgo, que mantenían diez centímetros de separación entre cada uno. El individuo fue localizado en posición de decúbito dorsal extendido —boca arriba— con los huesos llamados radios y cúbitos dispuestos sobre el tórax.Las fuentes históricas dan testimonio de la existencia de una fosa común al interior del Fortín de la Tenería, versión que descartamos a partir de los hallazgos que hicimos, los cuales nos permitieron confirmar la inexistencia de la misma, así como el hecho de que los entierros se realizaron individualmente y en caja de madera, comentó la especialista.Este año se registró un nuevo rescate ubicado en la calle de Héroes del 47, entre Washington y Aramberri, también parte del antiguo fortín. Se trata de otro entierro humano relacionado con el episodio bélico, el cual estaba acompañado por clavos y restos de madera. Estos hallazgos proporcionan pautas para aclarar el destino de los casi 100 caídos del bando mexicano en la batalla; sin embargo, con los análisis realizados hasta el momento, se obtuvieron datos sobre su origen, los cuales apuntan a que fueron soldados norteamericanos.A partir de estos resultados, los investigadores se han dado a la tarea de crear vínculos que permitan definir el origen de los individuos, a partir de información que permitió identificar que muchos de los militares extranjeros provenían de los estados de Tennessee y Misisipi, en Estados Unidos. A uno de los casos, se le hicieron una serie de análisis, a partir de archivos donde se encontraron cartas que coinciden, según sus fechas, con las monedas del soldado.De ellas se han podido obtener datos que en un futuro próximo, permitan detectar su lugar de procedencia, y a partir de estudios de ADN, encontrar los lazos familiares para establecer contacto con su descendencia. Esto ayudará a que los parientes recuperen los restos de sus antepasados y obtengan mayor información sobre su historia genética.Hoy día, se tienen propuestas con instituciones norteamericanas para realizar intercambios de restos óseos humanos, es decir, devolver a EU los individuos encontrados hasta el momento y que ellos a su vez regresen los que tienen bajo su resguardo, producto también de las batallas sostenidas en lugares de ese país. VERSION EN INGLES Battlefield Archaeology jueves, 24 de julio de 2008 At Nuevo LeonA discipline developed since 1996, when a burial was found at Fortin de la Teneria, Monterrey At places where war struggles took place, like fortresses, material and human remains can still be found. National Institute of Anthropology and History (INAH) experts have rescued them, along with important information that enriches historical knowledge. Quotidian life, technology, origin and age of departed can be determined by ongoing studies. Nuevo Leon INAH Center archaeologist Araceli Rivera Estrada heads research done at the plot where Fortin de la Teneria once was. Vestiges of military confrontations during American Intervention were found by inhabitants in 1996 and reported it to INAH. After attending the report of human remains, 3 salvages have been completed at the plot located in Washington St, at Monterrey Historical Downtown. “Our interest focuses on the search of proofs to define what really happened during those battles, because sometimes information from salvages is different from historical sources one”, stated the expert. In one of the 3 burials, diverse metallic objects were found, such as nails, a silver button and 2 coins that test results dated in 1824 and 1846. “Documents hold information regarding American soldiers, who were between 21 and 25 years old; 22 years are the difference between both dates, meaning probably that they were buried along to point out birth and death years”. The rest of what appears to have been part of a coffin was found near, and nails were distributed around the body with 10 cm intervals. Historical sources point out the existence of a common grave inside the fort. These findings prove it did not exist, by the fact that these soldiers were buried separately in coffins. The new finding took place at Washington St. and Heroes del 47 St., still in the former fort plot. This burial is related with the same historical event, and was also accompanied by nails and wood remains. Analyses reveal the rests found correspond to American soldiers. Mexican and North American institutions study the possibility of repatriating the remains found here, since DNA tests and historical documents could reveal their identity.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TU OPINION ES MUY VALIOSA . DIME QUE TE GUSTARIA QUE SE AGREGARA A ESTA PAGINA. o ponte en contacto a https://twitter.com/prbgine